Seleccionar página

¡Bienvenid@s!

Así di la bienvenida a los alumnos de este curso 2018-2019, con unas magdalenas de cacao sin azúcar. Esta clase fue algo diferente a lo que serán a partir de ahora… Y es que no conocía a la mitad de mis alumnos, así que, un poquito, quise ponerlos a prueba batiendo huevos, mezclando, en fin, conociéndonos un poco.

Somos un grupo enorme. Enorme en número y también en bonitez, porque todos son preciosos, mis pequeños chefs. Sé que los veteranos no tuvisteis tanto protagonismo, pero entendedme, ¡teníamos que conocer a los nuevos!

En fin vamos al lío:

Ingredientes

  • 160 gr de harina de avena
  • 1 c.p. de levadura
  • 1 c.p. de bicarbonato
  • pizca de sal
  • 40 gr de cacao puro (sin azúcar, el auténtico)
  • 60 gr de chips de cacao
  • 2 plátanos maduros
  • 4 dátiles gorditos sin hueso
  • 2 huevos
  • chorrito de vainilla
  • 150 gr de leche animal o vegetal

Procedimiento

Triturar los plátanos con los dátiles sin hueso con un mini-pimer. Aquí, ojo al dato: nuestras magdalenas no quedaron suficiente dulces, y el quid de la cuestión es que los plátanos estén muy maduros y recomiendo los dátiles variedad Medjoon. Reservar.

En un bol, batir los huevos con la vainilla y la leche. Usamos lehe de cabra (manía mía, para enseñarles a mis niños que hay muchos tipos de leche), pero puede ser de vaca, de avena, de arroz, de coco… Cualquiera. Mezclamos con el plátano batido.

En otro bol grande juntamos y mezclamos bien la harina de avena, levadura y bicarbonato con el cacao puro. Una vez mezclado, lo unimos a la masa anterior. Ahí batimos mucho rato con la mano, paciencia, y haciendo bíceps ;P. En casa podéis usar también un robot de cocina, que aunque tiene menos gracia, es más rápido. Agregamos las chips de cacao, reservando sólo unas pocas para decorar.

En clase pusimos pocas por precavidos, pero no temáis, si ponemos más, se fundirán en el interior de la magdalena y quedarán deliciosas.

Rellenamos los moldes para magdalena hasta la mitad, y terminamos de decorar con las chips de cacao antes de hornear unos 25 minutos a 160º C.

Opcional: si el plátano es suficientemente maduro y habéis puesto mogollón de chips de cacao, ya estarán dulces y ricas, pero si no, podéis servirlas con un poco de nata montada, miel o sirope.

Apunte nutricional

El dulzor de estas magdalenas se consigue de forma natural, sin azúcar añadido, así que son una excelente opción para merendar sano: energía para rato, vitaminas del grupo B excelentes para mantener a raya los nervios e incluso indicados en hiperactividad infantil, mucho magnesio y hierro para crecer a tope.

Espero que las repitáis en casa y me contéis…¿cómo os han quedado?